Evolución del bluetooth

bluetooth 5.0

El bluetooth es una tecnología totalmente asentada en nuestras vidas desde hace ya casi 10 años. Es universal y se emplea para compartir archivos, conectar accesorios, escuchar música y entre muchas cosas.

Si miramos su nombre tiene una curiosa historia con raíces vikingas.

A finales de los 80, en Ericsson Mobile se empezo a trabajar en un sistema que permitiera conectar auriculares sin cables a dispositivos de todo tipo. Nils Rydbeck, director de tecnología, y Johan Ullman, ingeniero de la empresa, fueron los principales responsables del proyecto.

La terea no era fácil y tardaron bastante tiempo, de hecho hasta 1997 no tuvieron éxito, pero consiguieron crear un sistema de comunicación inalámbrica de corto alcance que funcionase sobre la banda ISM. Esta se suele utililizar con frecuencias reservadas para fines no comerciales y sobre las que pueden funcionar algunas emisiones de Wi-Fi y el bluetooth.

Por interesantes que son los orígenes técnicos del bluetooth, más interesante es la razón por la que se llama ‘diente azul’. No es como si las empresas tecnológicas tuvieran siempre un nombre técnico y profundo (Apple es un ejemplo perfecto de ello), pero no es la norma.

Si nos fijamos bien, ‘Bluetooth’ es una versión anglicana del epíteto ‘Blatand’, con el que se conocía a Harald Gormsson, un rey de Dinamarca que unificó el reino en el siglo X, que lo convirtió al cristianismo y que tenía la afición demasticar arándanos.

Esto último es un dato importante, porque de eso viene el color azul del que se tenían sus dientes tras comer los frutos. Pero el rey no fue importante por eso, sino porque puso de acuerdo a todas las tribus del reino para que lo reconocieran como único líder (A base de guerras :-)).

rey bluetooth

Pero ni Rydbeck ni Ullman eran expertos en historia vikinga, ni tampoco eran los únicos trabajando en una tecnología inalámbrica para conectar dispositivos. Su nombre para este estándar no era nada del otro mundo: iban a llamarlo PAN, Personal Area Network. Y además de no ser nada pegadizo, los abogados de la compañía vieron otro problema: iba a ser imposible registrar una marca con un nombre tan genérico.

Aquí es donde entra en juego Jim Kardach, un empleado de Intel que estaba trabajando en una tecnología parecida para conectar móviles y ordenadores y que se sumó al proyecto de Ericsson durante su desarrollo. Y por aquel entonces, el ingeniero estaba leyendo la novela ‘The Long Ships’, escrita por Frans G. Bengtsson y que gira en torno a la tensa situación política durante el reinado de cierto rey con los dientes azules.

Así fue como Kardach estableció un nodo de conexión: del mismo manera que Bluetooth quería unificar al pueblo danés, la tecnología en la que trabajaban iba a unir a todos los teléfonos del mundo usando el mismo estándar. Y así cambiaron del PAN al bluetooth.

No finaliza aquí la curiosa conexión entre un rey vikingo y la nueva tecnología. El nombre de Harald Bluetooth se expresaba en escritos por sus iniciales, la H y la B, o ‘hagall’ y ‘bjarkan’ en el sistema de runas escandinavas. Y de la fusión de ellas dos nace un logo que nos es muy familiar:

origen bluetooth


Bluetooth v1.0 (2002)

Las versiones 1.0 y 1.0k (2002) fueron la primera versión de esa tecnología. Tuvieron problemas para establecer conexiones entre sus productos. Además, estas versiones incluían hardware de forma obligatoria para detectar la dirección y la transmisión del dispositivo. Su evolución, la 1.1 apenas mejoraba un poco lo ofrecido por la primera, pero fue la v1.2 (2003) la solucionó varios de los problemas existentes. Se mejoró la velocidad y se incorporó Discovery, la capacidad de “ver” otros dispositivos con Bluetooth. Mejoró también la calidad de la voz en los dispositivos con finalidad auditiva y se llegó a 0,7Mbps reales, pues las especificaciones siempre hablaban de ancho de banda bruto.

Bluetooth v2.0 (2004)

En 2004 llego la segunda versión, esta era compatible con todas las anteriores (un dogma que se sigue a hasta hoy en día). La introducción de datos mejorada, EDR aceleraba la transferencia de datos. Pese a que esa tasa bruta era de 3Mbps, se podía llegar como experiencia de usuario a los 2,1Mbps. Hay que recordar que esas tecnologías se aplicaban siempre un par de años después, por lo que móviles de esos años, normalmente utilizaban Bluetooth v1.2.

En el año 2007 se actualizó la versión y se llegó a la 2.1. Se mejoraba la experiencia de emparejamiento de dispositivos Bluetooth y se aumentaba considerablemente su seguridad. También mejoró un mejor filtrado a la hora de buscar dispositivo.

Bluetooth v3.0 (2009)

En 2009 se aprobó la versión tres, que soportaba velocidades de hasta 24Mbps. Eso sí, la conexión nativa se utilizaba para la unión de dos o más dispositivos, mientras que el establecimiento del tráfico de datos se realizaba mediante un enlace 802.11. Este enlace no era obligatorio, pero estaba presente en la versión 3.0 de la tecnología. Cuando el sistema estaba inactivo, aunque encendido, se utilizaba en modo baja energía; mientras que la radio 802.11 se utilizaba cuando se necesitaban grandes cantidades de datos. Con ello podíamos escuchar música en nuestros auriculares inalámbricos pese a tener el móvil en el bolsillo contrario al receptor, algo que recordarán con desagrado muchos usuarios de la tecnología de hace cinco años.

Bluetooth v.4.0 (2010)

El Bluetooth v4.0 aun se utiliza en muchos dispositivos, como los iPhone, Sony Xperia o una Xbox One. Esta versión aglutina el Bluetooth clásico, el de alta velocidad y los protocolos de bajo consumo. Llega a los 32Mbps de velocidad bruta, aunque el usuario podría llegar fácilmente a los 24Mbps.

Actualidad: Bluetooth 5.0

el Bluetooth 5.0 aumenta el rango de distancia de la señal en cuatro veces, por lo que podrás separarte muchos más metros de tus aparatos cuando estén apareados

Funcionalidad Bluetooth 5.0

Como es lógico, el Bluetooth 5.0 tiene la misma funcionalidad que las versiones anteriores. Sin embargo, cuenta con ciertas particularidades, ya que este Bluetooth 5.0 puede transmitir audio a dos altavoces diferentes a la vez, algo ideal para montar un buen sistema de audio en casa.

Como se comento anteriormente, el B 5.0 aumenta cuatro veces la distancia de la señal, algo que va a ser ideal a la hora de usar drones.

drone

Gracias a esto, ya que no va a ser necesario encontrarse cerca. Esto dispara la autonomía que pueden tener estos dispositivos a nivel de distancia.

Además, como hemos comentado anteriormente, el B 5.0 posibilita una mayor velocidad de transferencia de archivos, puedes dejar el lado los cables para transferir archivos a tu ordenador.

Y otra singularidad más, ya no tendrás que perder calidad a la hora de transmitir fotos vía WhatsApp, podrás transferir los archivos completos sin perder el tiempo, que es lo que pasa actualmente cuando intentas transmitir un archivo por Bluetooth.

A día de hoy, Apple entre otros,  usa el bluetooth para conectar sus dispositivos, del mismo modo que lo hace cualquier fabricante de auriculares inalámbricos del mundo. De momento, el bluetooth 4.0 del estándar es la más popular, si bien muchos móviles ya incluyen bluetooth 5.0 para conseguir un sonido de mayor calidad y un rango de distancia mayor. Tal y como los auriculares que desde DOJA BARCELOA se distribuyen, como los magníficos I9 mini plus, con hasta 3h de duración de batería. Los podéis comprar clicando AQUÍ